Monumento a Justo Sierra O’Reilly

Paseo de Montejo y Calle 33, Zona Paseo de Montejo, Centro, 97000


Develada un mes antes de la visita presidencial de Porfirio Díaz en 1906, el monumento a Sierra O’Reilly fue el primero de todos los que hoy ostenta el Paseo de Montejo.


Este monumento fue el primero en colocarse en Paseo de Montejo. La develación se realizó el día 15 de enero de 1906 y estuvo presente en ella el entonces ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes Justo Sierra Méndez, hijo del homenajeado cuya muerte había ocurrido cuarenta y cinco años antes. O’Reilly nació el 24 de septiembre de 1814 en Tixcacaltuyub, dedicó su vida a las letras a través de artículos y novelas, fue enviado por el Gobierno Yucateco para solicitar el apoyo de Estados Unidos durante la Guerra de Castas y fue comisionado por el presidente Benito Juárez para escribir lo que sería el primer código civil mexicano.

El monumento, donado por el hacendado Eduardo Casares Martínez de Arredondo, fue encargado al escultor hispano-catalán Federico Homdedeu quien ya había realizado otras figuras en Morelia, Puebla, Guadalajara y la Ciudad de México.  La fundición de la escultura se realizó en los talleres de la Fundación Artística Mexicana del hidrocálido Jesús F. Contreras en la capital del país. La piedra del pedestal fue traída de San Luis Potosí.

La inauguración ocurrió un mes antes de la visita presidencial de Porfirio Díaz y para ello se preparó en este lugar, que entonces era el final de Paseo de Montejo, una estación provisional de trenes para recibir a los distinguidos invitados procedentes del puerto de Progreso.

Según el cronista de la ciudad, Juan Francisco Peón Ancona, el monumento estaba concluido desde 1903, razón por la cual lleva inscrito debajo del escudo de la ciudad la leyenda “A la memoria del Doctor Justo Sierra. 1903”.

Sergio Ceballos Castillo