Casa de Montejo

Calle 63 #506, Centro, 97000


La Casa del Conquistador, Francisco de Montejo, es el único ejemplo de un edificio civil estilo plateresco construido en el siglo XVI en México.


La casa del conquistador Francisco de Montejo fue construida entre 1542 y 1549 y la familia mantuvo su propiedad hasta 1832. La Casa Montejo es la obra más hermosa del plateresco mexicano en un edificio civil, un estilo arquitectónico que utilizó estructuras góticas con elementos renacentistas.

A pesar de la clara ausencia de la cultura maya en las edificaciones del centro, en el plateresco de la casa de los Montejo se puede hallar la presencia del trabjo indígena. El historiador John Lloyds Stephens señala que no faltan razones para creer que aquella obra es una combinación del arte español e indígena. Aunque el diseño es claramente español, en aquel primitivo periodo de la Conquista, nada más que siete años después de la fundación de Mérida, no se puede pensar en otra cosa que una ejecución a cargo de los mayas. Otro dato que refuerza esta teoría: los aliados de los españoles fueron los Xius y es muy probable que entre ellos se haya reclutado a los talladores de las piedras de la Casa Montejo. Puede apreciarse el trabajo en la llamada “Casa de las Monjas” en Uxmal, una ciudad Xiu, y compararlo con la fachada de la Casa Montejo para llegar a la conclusión de que nos encontramos ante una expresión del arte virreinal llamado “plateresco de Indias”.

En el frontis de la casa solariega del Conquistador se aprecia a dos guerreros del siglo XVI armados para la batalla que pisan en forma aplastante unas cabezas aterrorizadas con cuernos torcidos. Es la representación del dominio de la fe cristiana sobre los pueblos indígenas.

Gonzalo Navarrete Muñoz