Calle de “El Matadero Viejo”

Calle 66, Centro, 97000


En la esquina de esta calle se ubicaba el rastro público de la ciudad de Mérida. El antiguo pórtico del matadero fue colocado en la parte sur del Parque Centenario.


El tramo de la calle 66, entre la 65 y la 67, se le llamaba en otro tiempo “Calle del Matadero Viejo” por haber estado el rastro público de Mérida.

En la misma calle 66, que hoy puede recorrerse sin ningún obstáculo de Norte a Sur, se interponían los elevados muros del Convento de los Concepcionistas. El edificio de dicha congregación ocupaba entonces más de una manzana, pues abarcaba desde la que hoy es calle 64, entre la 61 y la 63, hasta el conocido Callejón de las Monjas.

En este callejón, en el muro del convento, estuvo empotrada una enorme cruz de madera y se contaba que un fantasma al filo de la medianoche se levantaba de la esquina del Matadero Viejo, cruzaba lentamente toda la calle hacia el norte, y reconociendo luego el Callejón de las Monjas, caía de hinojos ante la cruz aquella, pidiendo a Dios el perdón de sus culpas.

El pórtico que pertenecía al Matadero Viejo se encuentra hoy empotrado en la parte sur del Parque del Centenario. La leyenda del fantasma que recorría la calle es una de las más conocidas en la ciudad de Mérida.

Sergio Ceballos Castillo