Plaza de San Juan

Calle 69-A, Centro, 97000


El barrio de San Juan ha sido un lugar determinante en la historia y desarrollo de la ciudad de Mérida. De su plaza partieron las construcciones del Camino Real de Campeche.


En los albores de la ciudad, el barrio de San Juan estaba ubicado en la zona occidental. La construcción de la ermita dedicada a San Juan Bautista, que dos siglos después daría paso al Templo de San Juan, fue clave para su desarrollo. Otro momento determinante para esta zona fue la construcción del Camino Real a Campeche durante el gobierno del capitán general e intendente de Yucatán, Lucas de Gálvez.

En 1810 el barrio presenció la formación del grupo liberal conocido como los “sanjuanistas”, pioneros de la independencia nacional. Este grupo estaba integrado por Lorenzo de Zavala, José Matías Quintana, Francisco Bates, y el padre José María Velázquez.

Durante el siglo xix, el parque estaba circundado por verjas de hierro y en cada esquina había un portón de hierro forjado que se abría a las seis de la mañana y se cerraba a las diez de la noche. Este parque cubierto por frondosos flamboyanes fue bautizado en 1877 como Parque Velázquez.

En 1821, al abrirse en el sur de la ciudad el Cementerio General, la plaza se convirtió en un punto de partida para los cortejos fúnebres. En 1966 el desaparecido Diario del Sureste entrevistó a un anciano vecino del barrio llamado Gregorio Mena Torre “Don Goyo”. El vecino contó al periódico algunos aspectos de la vida cotidiana de los sanjuanenses, como la procesión que la Tercera Orden de San Francisco realizaba sobre la Plaza de San Juan, así como las loterías que ahí se jugaban en la década de 1920 y los bailes en los clubes sociales como “El 13”, “Crisálida y Terpsicore”, donde tocaban las orquestas famosas de aquellos días.

Sergio Ceballos Castillo