Parque de Santa Ana

Calle 60 y 45, Zona Paseo de Montejo, Centro, 97000


En 1909, Francisco I. Madero pronunció aquí un discurso que hizo que en 1911 este parque fuera conocido como “Plaza de la Revolución”.


Se tiene conocimiento de la existencia del pueblo, hoy barrio, desde principios del siglo xviii. Se consolidó en la época en la que gobernó la capitanía general de Yucatán el extremeño Antonio de Figueroa y Silva. En 1728, la Gaceta de México menciona que para el recreo de los vecinos del barrio se construiría un paseo desde el Palacio del Obispo hasta esta plaza en la que por entonces se estaba construyendo la iglesia actual, de la cual se colocó la primera piedra el 21 de enero de 1729 y se terminó tres años después.

Figueroa y Silva murió poco después de la conclusión de la iglesia y sus restos fueron depositados en la entrada de la misma. La placa que recuerda este hecho se encuentra en la fachada.

Las fuerzas imperialistas se atrincheraron en la plaza Santa Ana en los primeros días de mayo de 1867, aunque tres columnas de las fuerzas republicanas las desalojaron en una acción bélica que derramó mucha sangre. En 1876 esta plaza fue testigo de la batalla entre las tropas tuxtepecanas lideradas por Francisco Cantón y las leales al gobierno.

El 5 de mayo de 1877, el Ayuntamiento de Mérida suprimió los nombres tradicionales de las plazas, imponiendo a ésta el nombre del abogado yucateco Andrés Quintana Roo, a quien se le reconoce haber participado en el proceso de Independencia Nacional. En la década de 1880 se comenzó a transformar la plaza en parque.

En junio de 1909 la plaza fue testigo del discurso dado por Francisco I. Madero y probablemente este hecho fue determinante para que en 1911 se le designase “Plaza de la Revolución”.

En los albores del siglo xx, estuvo aquí “La negrita”, una fuente originalmente instalada en 1871 en la Plaza de la Independencia y que hasta 1917 ocupo la parte central del lugar, año en el que se colocó el monumento en honor de Andrés Quintana Roo, remplazado por el actual en 1972.

Sergio Ceballos Castillo