Esquina de “El Monifato”

Calle 42 y 65, Centro, 97000


El Monifato fue el nombre que se le dio a una poco agraciada estatua del rey Fernando VII. Durante el periodo de Independencia la estatua fue vandalizada.


En 1905, alrededor de mil coreanos llegaron al puerto de Progreso, Yucatán, traídos por un intermediario inglés de los hacendados, porque habían escuchado que en México había mucho trabajo y se ganaba bien. Esa fue la primera migración masiva de los habitantes del país asiático.

En esa época, Corea era invadida por Japón y la situación económica y política hacía más atractiva la migración hacia un país que prometía mejores condiciones de vida. El 15 de mayo los coreanos fueron llevados al Cuartel de Dragones para entregarlos a los dueños de las haciendas que habían pagado por ellos.

Al llegar, los migrantes se toparon con el cambio brusco de clima, la barrera del idioma, costumbres diferentes y un trabajo que no era lo que les habían prometido: trabajarían 12 horas por 60 centavos.

Para 1908 sólo quedaban alrededor de 600 coreanos, muchos se habían ido a Cuba, a la Ciudad de México o a los Estados Unidos, otros estaban muertos o prófugos. La siguiente migración masiva de coreanos fue en 1980, cuando llegaron políticos, doctores, investigadores, entre otros profesionistas.

Gonzalo Navarrete Muñoz