Ermita de Santa Isabel

Calle 66 #618, Centro, 97000


Esta ermita marcaba el inicio del Camino Real a Campeche. Fue fundada en 1784 y era conocida como la ermita de Nuestra Señora del Buen Viaje.


“La Ermita fue construida en el siglo xvi habiéndola fundado un vecino llamado Gaspar González de Ledesma, quien la costeó de su propio peculio y se hizo ermitaño. Esta ermita fue conocida también con el nombre de Nuestra Señora del Buen Viaje por el paso obligado de las diligencias que hacían el viaje a Campeche”. El camino al que se hace referencia es el celebérrimo Camino Real a Campeche que fue abierto en 1790 por el gobernador y capitán general de Yucatán don Lucas de Gálvez, dejándose constancia de este hecho en una placa que se encuentra adjunta al arco de San Juan; es curioso pero en las inmediaciones del barrio de San Sebastián y de la ermita, que a él pertenecía, fueron sepultadas las pruebas, el traje, la cabalgadura y el puñal, con que Manuel Alonso Méndez ultimó al malogrado Lucas de Gálvez.

La calle que venía de San Juan, tras pasar la ermita, proseguía rumbo a la hacienda San Antonio Xcoholté, donde se estableció el cementerio general. Las ermitas eran templos que se construían en las afueras de las comunidades para que los ermitaños vivieran su opción de vida alejada del mundo y sus complicaciones. En ese entonces existía la convicción de que la vida apartada era una forma más protegida de lograr la salvación.

La ermita fue construida extramuros de la ciudad y como las puertas de ésta se cerraban, en los alrededores del templo se apostaban los carruajes y los viajeros que no podían entrar a la ciudad. La importancia de toda el área era muy significativa pues el puerto principal de la Provincia de Yucatán era Campeche y el llamado Camino Real era muy transitado. A lo largo de mucho tiempo enfermedades como el cólera entraron a Mérida procedentes del puerto de Campeche.

Gonzalo Navarrete Muñoz