Iglesia de Itzimná

Calle 18 #92, Itzimná, 97100


La primera nave del templo fue construida entre 1710 y 1719 por disposición de Andrés Chan. A mediados del siglo XIX se instituyó la devoción a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.


Itzimná era un pueblo cercano a Mérida, que a principios del siglo xx era lugar de esparcimiento para los habitantes de la capital, especialmente cuando la compañía de tranvías de Mérida instalaba aquí los famosos recreos compuestos por diversas atracciones para el disfrute de las familias. Alrededor de la plaza, aún se aprecian las casas de campo de la élite de aquella época.

A la llegada de los españoles a T’Hó, hoy Mérida, Itzimná era un pueblecito apacible y risueño habitado por una tribu de los peches y cuyo cacique era conocido con el nombre de Itzam.

El templo de una sola nave fue construido entre 1710 y 1719 por disposición del vecino Andrés Chan en pago de una promesa. A mediados del siglo xix fue restaurado y se instituyó la devoción a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro.

El parque en 1916 fue rebautizado con el nombre de “Zaragoza”. Hacia el norte se encuentra un monumento al obispo Gómez de Parada a quien se le recuerda por haber intentado abolir el servicio obligatorio de los indios y proclamar el principio de la libertad de trabajo, en 1724. El busto fue colocado en conmemoración del 250 aniversario de aquel edicto.

Sergio Ceballos Castillo