Estadio Salvador Alvarado

Calle 62, Centro, 97150


El estadio fue inaugurado en el marco de los primeros Juegos Peninsulares. La llama olímpica que estuvo encendida durante toda la contienda fue trasladada desde Chichen Itzá hasta el recinto deportivo.


Fue inaugurado en 1938 durante el gobierno de Humberto Canto Echeverría. En el diseño del inmueble participaron los ingenieros Fidencio Márquez y Manuel Castillo Montes de Oca, así como el mismo Canto Echeverría. El objetivo principal de esta obra fue la creación de un espacio de educación física para las clases obreras.

La inauguración del inmueble estuvo enmarcada por la primera edición de los Juegos Peninsulares. El fuego olímpico para esta justa deportiva fue encendido junto a la escultura de Chac Mool en Chichen Itzá, recorriendo de corredor en corredor los 120 kilómetros que separan los vestigios de la urbe maya con la ciudad de Mérida.

En el archivo fílmico que resguarda la Filmoteca de la UNAM se encuentra una copia sobre este evento deportivo. Las imágenes cinematográficas del recorrido de la llama olímpica, el discurso inaugural y las distintas escenas de las disciplinas deportivas que se realizaron en dicho evento en el Estadio Salvador Alvarado fueron filmadas por el fotógrafo Gabriel Figueroa.

Sergio Ceballos Castillo