Cruz de Gálvez

Calle 65 y 28, Centro, 97000


Erigido para señalar el final del camino Mérida-Izamal, el nombre de este monumento hace referencia al gobernador Lucas de Gálvez y Montes, quien fuera asesinado en extrañas condiciones en el año de 1792.


Al iniciarse la última década del siglo XVII, fue asesinado en la ciudad de Mérida el gobernador y capitán general de la Provincia de Yucatán, Lucas de Gálvez y Montes de Oca.

A decir del cronista Roldán Peniche, a unos metros de llegar a su casa un hombre vestido completamente de negro emparejó su caballo con el carruaje del gobernador y con un palo que tenía amarrado en el extremo un afilado cuchillo, apuñaló violentamente al gobernador. En cuanto al asesino,  que una vez cometido el crimen se dirigió hacia una zanja previamente dispuesta donde cosió a puñaladas a su caballo echando el cadáver junto con su disfraz y enterrando aquellas pruebas irrefutables del crimen, pronto fue capturado y una noche, cuando procedían a interrogarlo, comenzó a sudar copiosamente y de pronto se desplomó muerto sobre las baldosas del lugar.

Fue la noche del 22 de junio de 1792 tras salir del Palacio de Gobierno para dirigirse a su casa, situada sobre la calle 61 con la 56, a dos cuadras la Plaza Grande, cuando se cometió el asesinato.

En ese lugar se erigió una cruz de madera de regular tamaño protegida con un tinglado. Los habitantes designaron a aquella esquina con el nombre de la Cruz de Gálvez hasta que, pasados muchos años y cuando la cruz ya había desaparecido por la acción del tiempo se le comenzó a llamar con ese mismo nombre a la esquina situada en la calle 65 con 28 donde se construyó un modesto monumento para señalar uno de los tantos caminos que Lucas de Gálvez construyó durante su administración.

Gonzalo Navarrete Muñoz