Centro Cultural Casamata

Calle 12, Cortés Sarmiento, 97168


El Centro Cultural Casamata fue originalmente una de las edificaciones militares de la Colonia. En su interior se resguardaba pólvora. A principios del siglo XX fue utilizado como adoratorio del Santo Niño de Atocha.


Entre los legados de la arquitectura militar a la ciudad de Mérida está el Centro Cultural Casamata. Este espacio originalmente fue parte de una serie de pequeñas edificaciones de mampostería construidas por el gobierno de la Colonia, denominados casamatas y destinados a a ser depósitos de pólvora.

Cuando esos edificios dejaron de emplearse para su función original, a partir de 1869 fueron destinados a diversos usos. A mediados del siglo XX, “El Polvorín”, como se le conoce popularmente al Centro Cultural Casamata, era utilizado como capilla y fue el primer adoratorio de la imagen del Niño de Atocha, culto que se fue desarrollando con el paso de los años. Algunos vecinos de la zona refieren haberse casado en “El Polvorín”, cuando comenzaba a popularizarse la devoción a la imagen del Niño de Atocha.

A finales del siglo xx “El Polvorín” comenzó a  utilizarse como un espacio para la cultura y las artes. Con el uso actual del espacio, su denominación comenzó a escribirse en forma separada, y con mayúsculas las dos palabras: Casa Mata, como si fuera una vivienda así denominada, dejando de lado la grafía original con la que se nombraba esa construcción militar: Casamata.

Sergio Ceballos Castillo